El uso que le damos a la Mente

Tradicionalmente se nos enseñan dos maneras distintas del uso que le damos a la mente.

Temprano en la vida aprendemos a dirigir nuestra atención hacia afuera para experimentar las cosas que nos rodean y darles nombres e identidades. Pronto más adelante, aprendemos a pensar de manera abstracta, a pensar en cosas que no están en nuestro entorno inmediato. Estos dos movimientos, percepción y pensamiento abstracto; son considerados comúnmente como usos completamente naturales de la mente.

Hay un tercer movimiento de la mente que, a pesar de ser virtualmente inexistente en la sociedad actual es tan natural como los otros dos. De hecho, es tan natural, que la mente a  menudo se desliza hacia este tercer estilo de funcionamiento por sí misma. Entonces ¿cuál es este movimiento “faltante”?:

Es la habilidad de dirigir la mente hacia adentro para experimentar su fuente – un lugar de tranquilidad y silencio. Este tercer uso de la mente es responsable de momentos de felicidad inigualada, cuando todas las preocupaciones y el miedo desaparecen y nos establecemos en la alegría pura.

Las Técnicas de Conexión

Las Técnicas de Conexión (conocidas colectivamente como Actitudes) avivan este tercer movimiento de la mente. Estas Actitudes pueden usarse a lo largo del día con los ojos abiertos o cerrados, llevando sin esfuerzo a la mente lejos del caos del pensamiento abstracto, hacia la ilimitada paz de su fuente.

A medida que nos hacemos adultos, el sistema nervioso se va marcando con cada una de las experiencias que vamos viviendo, incluyendo las traumáticas. Estas marcas o estrés, hacen que respondamos a las diferentes experiencias de la vida de maneras habituales, a menudo negativas. Estas técnicas fáciles de usar sistemáticamente borran el estrés del pasado y crean la habilidad de responder ante las situaciones del presente con más creatividad y flexibilidad.

Las Técnicas de Conexión tranquilizan el parlanchín/parloteador en la mente y revelan la paz y la coherencia subyacentes en el interior. Cuando esto sucede se hace fácil reescribir las viejas creencias y hábitos autodestructivos basándonos en una nueva experiencia de vida. Es mucho más difícil tratar de cambiar estas conductas desde afuera.

Con estas técnicas, la basura mental acumulada desaparece naturalmente, cambiando la experiencia desde el interior.

La Conciencia Humana Completa es una experiencia que está sucediendo a cada momento, en el presente cuando usas este sistema, tocas allí y expandes eso, que está dentro de cada uno, esperando… El amor, la paz y la unidad están allí, y  son una experiencia que se presenta con claridad para cada individuo cuando experimenta estas Técnicas de Conexión que con la práctica se van convirtiendo en Actitudes de su vida diaria.

La práctica de las Técnicas con inocencia, sin control, sin forzar, sin expectativa, permitiéndose sentirlo todo, brinda una abundante experiencia y regalos ilimitados.

La vulnerabilidad va de la mano de la inocencia, para la sanación completa tenemos que permitirnos ser un 100% humanos para poder ser un 100% divinos.

A medida que esto ocurre, es posible estar plenamente centrados en nuestro corazón y reclamar nuestro estado natural de libertad e inocencia. Las Técnicas de Conexión son extremadamente efectivas porque están basadas en los principios fundamentales de Alabanza, Gratitud y Amor: llevándonos hacia nuestro interior de un modo extremadamente amable para la mente.

Estudios científicos han demostrado que cuando una persona usa las Técnicas de Conexión ambos hemisferios cerebrales concuerdan. Esto causa que la mente y el cuerpo descansen y una sanación profunda acontece en el sistema nervioso. Cuando el sistema nervioso es sanado, la conciencia se expande automáticamente.

En alabanza, gratitud y amor.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *